Terapia física para pacientes de Síndrome de Fatiga Crónica

Tired business woman fall down from exhaustion in hotel room

El Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) es un mal que aqueja a la población en edad productiva. Se calcula que en Estados Unidos existen por lo menos dos y medio millones de personas que padecen esta condición.

El SFC ya es reconocido por la comunidad médica como un síndrome en vez de ser considerado como una serie de síntomas; las señales de fatiga crónica consisten en despertarse con la sensación de no haber descansado, la falta de capacidad para concentrarse en tareas físicas y mentales, el desvanecerse después de realizar actividad física (aunque no sea muy demandante) así como una disminución de actividades (de todo tipo) por causa del “cansancio”.

Por supuesto que si el paciente reconoce cualquiera de estos síntomas debe de acudir al doctor para que le sea realizado un diagnóstico y empezar así con el tratamiento.

Sin embargo una de las secuelas del SFC es generado por la falta de actividad: no es raro que estos pacientes presenten cuadros de falta de condición física, debilidad muscular y poca flexibilidad.

Para paliar estos síntomas se ha descubierto que la aplicación de terapia física muy bien puede ayudar a mejorar la condición de este tipo de pacientes.

Por supuesto que es necesaria una evaluación por parte del especialista para, desde ahí, realizar un plan de ejercicios para la recuperación de las capacidades físicas.

Deja un comentario