Fisioterapia mejora tu movimiento ante la artritis

manos-artritis

¿Sientes que te duelen las manos, muñeca, rodillas o tobillos, o que tus dedos se ponen algo tiesos? Puede ser artritis reumatoide.

Se sugiere hacer en etapa temprana de la enfermedad trabajos de fisioterapia para mantener menos rigidas las diferentes articulaciones del cuerpo.

¿Qué es la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide es una enfermedad  inflamatoria crónica de origen autoinmune, que produce inflamación de la membrana sinovial de las articulaciones y tejidos circundantes.

La fisioterapia puede tratar a pacientes con artritis reumatoide para disminuir el dolor, la hinchazón, o reducir daño en articulación.

Se puede trabajar desde la fisioterapia lo siguiente:

  • Laser de baja potencia y TENS: disminuyen el dolor a corto plazo.
  • La combinación de parafina y ejercicios activos también son eficaces contra el dolor.
  • La aplicación de frío/calor.
  • Uso de férulas para ayudar a mantener posturas y prevenir deformidades.
  • Masoterapia y terapia manual: se debe evitar en períodos de inflamación, deben de ser suaves, superficiales y progresivas, tienen efectos sedativos, circulatorios y tróficos.
  • Reeducación muscular: se realiza mediante ejercicios isométricos de todos los movimientos posibles dependiendo de la articulación afectada. En caso de una mano se pueden realizar ejercicios isométricos hacia la flexión, extensión y desviaciones cubitales y radiales, se sostiene durante unos segundos la resistencia y se relaja. Estos ejercicios tienen la ventaja que como no existe movimiento articular en momentos de inflamación no están desaconsejados.
  • Movilización articular: es importante para mantener lo más flexible posible las articulaciones. Hay que prestar más atención a los períodos de inflamación. Se puede realizar ejercicio activo, recomendados en la fase aguda, si el paciente no completa arco de movimiento se puede realizar activo-asistido; por otro lado los ejercicios pasivos, en fase aguda no se recomienda ya que pueden aumentar la inflamación, aumentando la presión intraarticular y provocando una rotura de la cápsula articular.
  • Estiramientos: para evitar contracturas y mantener la amplitud articular. Contraindicados cuando existe inflamación.
  • Hidroterapia: el trabajo en piscina es muy recomendable en estados de inflamación, la flotación ayuda a proteger las articulaciones y facilita los movimientos.
  • Ejercicio aeróbico: puede ser caminar o montar en bici, ayuda al bienestar general y a mantener una salud física buena.

Si estás interesado en tratamiento fisioterapéutico de artritis reumatoide, en Advanced Therapy contamos con un nutrido grupo de especialistas que te ayudarán a mejorar y disminuir la inflamación, sólo proporciónanos tus datos y un asesor se pondrá en contacto contigo:

Fuente: Fisioterapia-online

 

Deja un comentario