Evitar los atragantamientos en pacientes con Parkinson

Consejos para evitar los atragantamiento de las personas con Parkinson

Consejos para evitar los atragantamiento de las personas con Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo, crónico y cursa una serie de síntomas motores que abarcan desde rigidez, lentitud de movimiento o dificultades en la coordinación; y síntomas no motores como dificultades en el habla o problemas de deglución y disfagia que impiden disfrutar de las comidas y nutrirse adecuadamente.

Es por este motivo que es muy importante que las personas con esta enfermedad estén al pendiente de su alimentación y de esta manera cuidar su salud.

Con ese fin, las enfermeras del Programa Contigo, servicio de atención de la Federación Española de Párkinson (FEP), ha elaborado una serie de recomendaciones sobre alimentación para que estos pacientes, sus familiares y cuidadores puedan evitar imprevistos.

Las recomendaciones no solo sirven de guía a la hora de sentarse a comer, sino que intentan fomentar su autonomía a través de consejos específicos sobre la autoalimentación o la higiene bucal.

De igual manera las profesionales de la FEP hacen énfasis en la necesidad de que los cuidadores conozcan estas recomendaciones ya que muchas de ellas tienen que ver con la preparación de las comidas, las texturas de los alimentos y la adaptación del espacio.

Consejos para el paciente

1.-Respetar los horarios y las tomas de medicación.

2.Comer siempre cuando no haya alteraciones motoras.

3.Mantener una postura correcta: sentado lo más derecho posible. Si es necesario, usar cojines.

4.Intentar comer solo, pero si no pedir ayuda al cuidador o familiar.

5.Comer bocados pequeños, masticar muy bien y no añadir alimentos sin haber tragado lo anterior.

6.Atender la higiene bucal. Hay que cepillar dientes y lengua con dentífrico tras cada comida. Hacer enjuagues para refrescar la boca y usar vaselina o cacao para suavizar los labios.

7.Realizar una dieta variada sin excederse en las cantidades y sin perder los hábitos saludables.

Consejos para cuidadores

1.Respetar las preferencias del paciente y presentar los platos de forma apetitosa.

2.Intentar crear un ambiente cómodo y relajado y evitar que haya distracciones durante la comida.

3.Se puede hacer uso de cubiertos adaptados, de vasos y platos de plástico o de servilletas grandes o baberos, siempre que sea necesario.

4.Favorecer la autoalimentación.

5.Cuidar la textura de los alimentos, con especial atención si existen problemas de disfagia.

6.Evitar aquellos alimentos que puedan quedarse pegados, como algunos dulces tipo pasta.

7.Intentar que el paciente inicie la ingesta con un alimento frío y ácido, de ese modo se estimula el acto de deglutir.

Fuente: Hoy.es

Deja un comentario