Cómo aprovechar mejor la fisioterapia

Cómo aprovechar mejor las sesiones de fisioterapia

Cómo aprovechar mejor las sesiones de fisioterapia

Cuando las personas se encuentran limitadas en relación a sus movimientos es normal que quieran recuperarse de su lesión lo más rápido posible. Es por ello que les proporcionamos algunas recomendaciones que pueden aplicar para sacar un mejor partido en las sesiones de fisioterapia.

Infórmate, pregunta tus dudas: Conocer sobre tu lesión, cómo se puede recuperar, cómo se puede prevenir, qué debes hacer, qué debes evitar. Esta parte es muy importante, así que no dudes en preguntar todas las inquietudes que tengas sobre tu lesión, o los ejercicios que debes hacer para que todo sea más claro.

No hay recetas rígidas: No acudas pidiendo tal o cual tratamiento porque lo has visto en la tele, o masaje porque es más relajado, o ejercicio porque es lo que te apetece, tienes que aprender a escuchar a los especialistas y las propuestas de tratamiento que te ofrecen, así como lo que se necesita realizar para poder lograr los objetivos.

El tratamiento sigue en casa: Lo más normal es que los profesionales sanitarios te den consejos, pautas, ejercicios, actividades… Para que sigas haciendo en casa. Y la explicación no debería ser en los dos últimos minutos de la sesión, pues el tratamiento en casa es lo que ayuda al éxito de las sesiones.

Sigue las instrucciones: Es importante llegar a un pacto entre el paciente y el fisioterapeuta, para trabajar para alcanzar un objetivo común. Hay quien prefiere el tratamiento pasivo y no sigue las indicaciones de ejercicio para hacer en casa. Otros piensan que más es mejor, y que haciendo más ejercicio del que indica el fisio la recuperación será mejor. Hay que hablar y entenderse. Si crees que puedes hacer más ejercicio, pregunta a tu fisio si se puede aumentar la intensidad del tratamiento.

Acude con tiempo, y aseado: Tu fisioterapeuta va a trabajar mejor si llegas con tiempo a la sesión (para cambiarte de ropa, afrontar la sesión con calma) y no estás todo el tiempo mirando el reloj porque tienes prisa para marcharte. Cuando alguien acude a fisioterapia, sin duda está pensando en recuperarse, en mejorar, en librarse de un dolor o una limitación.

Fuente: Vitonica

Deja un comentario